Archive for 1 abril 2011

El Opus Dei, en femenino singular

abril 1, 2011

El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid, Pablo Pérez, subraya que las primeras mujeres en difundir el Opus Dei fueron leonesas

Nisa Guzmán

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid, el zamorano Pablo Pérez López, recordó ayer que la primera mujer que se dedicó a difundir la Obra del Opus Dei fue una leonesa: «Escrivá de Balaguer tuvo una iluminación divina que le hizo ser consciente de que tenía que haber mujeres y precisamente una de las primeras leonesas que empezó a difundirlo fue Nisa González Guzmán, una leonesa que lo llevó a Canadá, México, Estados Unidos y demás. Es hija de un minero de Villablino, fue muy moderna, era tenista en los años 20 y lo mismo ocurrió con Dora del Hoyo, de Boca del Huérgano, que está en proceso de beatificación. La obra está especialmente relacionada con las mujeres en León».


Dora del Hoyo

Pérez López realizó estas manifestaciones instantes antes de comenzar la mesa redonda San José María Escrivá de Balaguer, del cine a la realidad en referencia a la película Encontrarás dragones de Roland Joffé.

El acto tuvo lugar en el Club de Prensa de Diario de León, repleto de público. Completaron la nómina de ponentes José Antonio Íñiguez Herrero, arquitecto y sacerdote, Mercedes Rueda, profesora de instituto y Luis F. Vaciero, director de la Oficina del Opus Dei en Castilla y León. La organización corrió a cargo de la Asociación Juan Pablo II.

«Escrivá es un hombre muy del siglo XX. Me parecía que hay un paralelismo tremendo entre algunos aspectos de su biografía y otros de la historia de España. El país entra en un dilema en el siglo XX como consecuencia de un proceso de decadencia. Empezamos el siglo con el desastre de 1898, con la pérdida de las últimas colonias y el afán de cambio. Hay un gran desánimo y un desacuerdo tremendo sobre la forma de arreglarlo y eso lleva a un enfrentamiento entre nacionalismos y entre la derecha y la izquierda, con un fortísimo anticlericalismo que acaba conduciendo a la Guerra Civil». Pérez López recordó como la biografía de Escrivá también está llena de tensiones y problemas: «Tiene una gran dificultad para transmitir su mensaje al principio y primero se le considera un hereje y se queman algunas de sus obras. Luego pasan los años y se le considera excesivamente conservador y muy integrista por el cambio de actitud de algunos eclesiásticos frente al mundo».

«Escrivá siempre tiene afán de perdonar y pasar por encima de todo eso y en la película Joffé encara una película de perdón y reconciliación. La Guerra Civil no está contada con precisión, pero cuenta la historia de un señor que no odia, que es Escrivá y un ser de ficción lleno de celos, odio y cargado de problemas familiares. La película es una alabanza a la superación de esos dragones que son los miedos y los odios y como un santo como Escrivá y cómo otros reaccionamos mal con celos».

El historiador considera que la película es buena: «He hecho análisis sobre las biografías en el cine y como en todas las grandes del género, empiezan con la muerte del protagonista porque pregunta por el sentido de la vida, que no lo tienes hasta que no estás a la puerta de acabarla. Esta película empieza con la muerte de Escrivá y termina con la muerte del otro protagonista. Es un retrato del corazón del Santo comparado con el de otras personas. Creo que es una película brillante y muy interesante. Morricone ha dicho que Joffé ha vuelto a hacer el cine grande y yo no le voy a corregir porque estoy de acuerdo».

Benedicto XVI explicó cuando era cardenal que Escrivá tenía la convicción de que tenía que fundar algo aunque no fuera estrictamente suyo: «Fundó el Opus Dei porque durante una serie de años en los que estuvo rezando, vio que tenía que difundir la idea de que la santidad es para todos en cualquier circunstancia de la vida. Quiso apuntarse a algo como eso en la Iglesia y como no lo encontró, lo fundó, aunque no era su intención».