Documental y testimonio sobre Álvaro del Portillo

portillo2

El miércoles 28 de Mayo en León, tuvo lugar la presentación del documental SAXUM sobre la vida de D. Álvaro del Portillo. El salón de actos de Caja España fue el lugar donde se proyectó este DVD, y donde pudimos oir el testimonio de Mª Dolores Lorenzo Pereira, Numeraria del Opus Dei, natural de Vigo, donde reside actualmente.

En los años 87, 88 y 89 tuvo ocasión de tratar a D. Álvaro, por vivir en Solavieya llevando la dirección y gestión de esta casa de retiros y convivencias situada en Granda, cerca de Gijón.
Recogemos parte del testimonio que compartió con los asistentes, en unos momentos importantes de su vida, donde se cruzó con ella el dolor y sufrimiento, motivados por un cáncer linfático que le fue detectado a finales del verano del 1987.

“Agradezco en primer lugar la invitación, y la oportunidad de dar un testimonio de D. Álvaro, un gran hombre y un gran santo, al que yo personalmente debo tanto. Lo que puedo contar se que es una pequeñísima pincelada de su vida, otras personas podrían contar más cosas que yo y con más conocimiento.

Leonsaxum2

 

El momento en el que le conocí, fue el 6 de Agosto de 1.987; posteriormente estuve con él los veranos del 88 y 89. Las circunstancias: unos días de descanso y trabajo, fuera del calor de Roma y con la distancia necesaria para descansar, recuperar las fuerzas y dedicarse a otros trabajos que a veces sólo puedes afrontar dejando las obligaciones de todos los días. En este tiempo recogí unos apuntes que me han ayudado a redactar estas breves ideas que hoy puedo trasmitir.

1º La necesidad de descanso físico y mental era evidente, viendo cómo llegaba, el desgaste y agotamiento que traía. Pero era gratificante ver cómo se iba recuperando. Lo que no podíamos saber era el peso que llevaba encima. Tenía 73 años en ese momento, las dificultades y contradicciones por las que había pasado en esos meses, tanto de temas de salud importantes como de otro tipo; y esto junto el impulso tan grande a la expansión de la Obra por tantos países.

Leonsaxum5
La primera idea que quiero destacar, es cómo ese tiempo de descanso, era compatible con un nivel grande de exigencia, tanto en su trato con Dios como en la entrega a los demás; es decir, no había dejadez, abandono o descuido.

También llamaba la atención ver a una persona “gastada por la vida”, que a la vez es optimista, joven. Una persona que estrenaba cada día, que tenía delicadezas de persona joven y enamorada; que miraba al Sagrario, a la Hostia, con atención, conmoción y devoción. Tenía siempre un rostro sereno, amable y de gran fortaleza de ánimo, En ningún momento transmitió el peso que llevaba, pero a la vez no dejaba de pedirnos oración y sentido de responsabilidad para apoyarle. Comprobabas que el centro de su vida estaba fuera de sí mismo, volcado hacia los demás. Agradecía cualquier pequeño detalle que tuviéramos con él, como cuidar el régimen de comida o arreglarle la escasa ropa que nos daba con prontitud.

Podría decir que la frase que le oí más veces durante este tiempo fue “nunc coepi”…¡ahora comienzo!.
Este nivel de virtudes humanas y sobrenaturales –que podemos llamar santidad- te transmitía y provocaba desde el primer momento, un deseo de generosidad, de entrega, de amor a los demás muy grande. Te sacaba de tu pequeñez y te llevaba a desear a amar a Dios, a ensanchar tu alma.

Veías a un sacerdote muy unido a Dios, por la paz que transmitía, por sus palabras, por su mirada. Te hacía sentirte única, necesaria…

El primer verano del 87, nos habló de Dora, la primera Numeraria Auxiliar del Opus Dei que ahora está también en proceso de beatificación. De la santidad a través de lo ordinario, de las tareas del hogar.

El segundo verano, preguntó por mí, y me dijo que al saber de mi enfermedad, seria, grave, había pedido mucho por mí y continuó diciéndome, que era un don de Dios, que estuviera tranquila, tenía 28 años en esos momentos, que es difícil de entender para los que viven sin fe, pero para los cristianos, para nosotros con la ayuda que nos da la Obra, en el que nos apoyamos en esa filiación divina (somos hijos de Dios), sabemos que cuando Dios permite la enfermedad, es un acosa buena. La enfermedad es siempre una caricia de Dios.

Leonsaxum

D. Álvaro sacó en mi enfermedad lo mejor de mi misma, por su oración, por su ejemplo y por sus palabras de cariño y sinceridad. En las conversaciones con él –en las que me habló con total claridad- me ayudó a entender, amar y aceptar mi enfermedad, a vivir ese tiempo que me tocaba como:
-purificación de la propia vida, ya que te sientes “despojada” de todo;
-como ocasión de crecer para adentro: dejas de preocuparte por cosas que carecen de valor y te centras en lo que realmente cuenta;
-descubres el valor que tiene en sí mismo el sufrimiento, como medio para conocer y amar más a Dios;
-es una ocasión única para amar a Dios con un amor totalmente desinteresado, no puedes decirle “te prometo”….porque no sabes el tiempo que te queda de vida, etc;
-entiendes que por encima de todo –cuando has aceptado la enfermedad- que Dios te quiere muchísimo y te va dando una GRAN PAZ; una esperanza de que te va a dar siempre lo que necesites, de que no te va a pedir más de lo que puedes dar;
-te das cuenta de que el cuerpo muera, pero el alma no y te das cuenta de que el alma se fortalece “a costa de la debilidad del cuerpo”;
-te ayuda la enfermedad a no perder la perspectiva, D. Álvaro me lo dijo muchas veces, vale la pena luchar…nos espera un premio eterno…no te olvides que morimos sólo una vez y después viene el juicio…el tiempo para amar es corto. Hija mía, tu piensa con frecuencia y repite como hacía nuestro Fundador cada noche: cuando quieras, como quieras…..y yo también añado, concédeme la gracias de recibir en el momento de la muerte la gracias de los sacramentos.
-por último, después de vivir una experiencia así, te sientes en deuda con Dios toa la vida y con un gran agradecimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: